Hablando con las Hormigas


Al comunicarme con el grupo de hormigas que persigue la miel en la cocina de mi casa, me conecté con la sensación de que su especie está genéticamente condicionada para enfocarse en el trabajo en equipo. Percibí que las hormigas son seres que eligieron experimentar lo que se siente ser miembro de un grupo y sentir que la importancia de cada uno de sus individuos es muy baja en relación con la importancia que tiene la subsistencia de su grupo. Cada individuo hace lo que debe hacer aunque ponga en riesgo su integridad y su vida misma, aportando a los propósitos grupales. Tienen muy claro que su fuerza está potenciada en grupo. 

Experimentar lo que se siente ser una hormiga es experimentar lo que se siente vivir sin importancia personal; cada hormiga sabe muy bien a dónde dirigirse y lo hace de una manera tan enfocada y concentrada que es como si entre todas formaran una energía conjunta casi impenetrable. Percibo las hormigas como seres muy fuertes y tan enfocados en su labor que casi no prestan atención a lo que ocurre fuera de su mundo. Tienen claridad de que la experiencia en su cuerpo se termina en cualquier momento;  invierten toda su energía en lo que deben hacer y no pierden tiempo. Son infatigables.

Qué quisieran transmitirnos las hormigas a los humanos?

Es curioso, cuando les pregunto por su misión, por su hacer cotidiano, siento como si no suspendieran lo que están haciendo, como si me dejaran entrar apenas de manera tangencial a esa energía grupal que forman para poder entender cómo es su mundo, pero cuando les pregunto qué tienen para transmitirnos a los humanos, siento como si muchos de los individuos suspendieran su labor, haciéndome sentir que esto es importante. Como si estuvieran muy interesados en que recibamos lo que tienen para decirnos.

Me enseñan que nuestra importancia personal y nuestras acciones tendientes a la búsqueda únicamente de nuestro bienestar individual o de nuestro muy reducido grupo familiar o social, han contribuido a que ahora estemos tan desconectados. Su mensaje para nosotros es que urge, debido a que tenemos un papel que impacta muchísimo en el equilibrio de la Tierra y de sus criaturas, que nos enfoquemos en buscar el bienestar y favorecer no sólo nuestros individuos y no sólo nuestra especie sino la unidad que formamos con todo.

  Tenemos mucho que aprender de estos hermosos seres. Su presencia en nuestra casa no obedece únicamente a que en ella pueden encontrar alimento. Su presencia en nuestra casa lleva un mensaje de que debemos integrarnos, abrirnos, trabajar por nuestra especie y por todas las especies. 

Gracias a la vida por esta maravillosa experiencia. Gracias a las hormigas.